INICIOflecha TITULARESflecha NTRO.PADRE JESÚS DE LA PUENTE DEL CEDRÓNflecha Advocacion e Iconografía de 'La Puente'
Titulares
 - 
Advocación e Iconografía de 'La Puente'

Singular advocación e Iconográfica de misterio representado

El nombre de Jesús de la Puente del Cedrón responde a una de las advocaciones más singu-lares en la Semana Santa malagueña e incluso podríamos atrevernos a decir, única en toda España.

Su misterio o "paso", representa el momento en que, Jesús tras ser prendido en el huerto de los Olivos en Jerusalén, es conducido a casa de Anás, atravesando un torrente llamado Cedrón, que serpenteaba las murallas y el huerto. De ello da cuenta en el Nuevo Testamento el Evangelista San Juan (S.Juan, 18, 12-14). "A toda esta tropa y el tribuno y los guardias de los judíos se apoderaron de Jesús y lo ataron fuertemente conducién-dolo desde la otra parte del Torrente Cedrón, en el Monte de los Olivos, hasta la Casa de Anás, suegro de Caifás, que era Sumo Sacerdote aquellos años".

La imagen del Cristo de la Puente, es una talla completa obra del imaginero sevillano, Juan Manuel Miñarro López, que fue bendecida el 20 de noviembre del año 1988.

La iconografía de misterio del Cristo de la Puente del Cedrón, cumple en toda su funcionalidad la catequesis plática promulgada por la Iglesia desde el Concilio de Trento. El espectador aprecia que, frente a la serenidad y sumisión de la imagen del Señor maniatado, aparece como contraste, la bravura y provocación del sayón y el romano. Por medio de esta iconografía los fieles comprenden conceptos y asumen el mensaje de la Iglesia, difundiendo devociones que llegan profunda-mente a los fieles.

A la imagen del Señor de la Puente le acompaña en el grupo de misterio dos figuras apócrifas; un sayón, conocido popularmente con el nombre de "El Berruguita" y un Roma-no, ambas realizadas en 1940 por el escultor granadino José Navas Parejo, quien a petición de la Hermandad, supo reproducir con similitud las ejecutadas por Gutiérrez de León.

Otro particularidad muy llamativa en la advocación, es el hecho de que el propio nombre del Titular de "la Puente del Cedrón" se cite empleando el artículo en femenino y no en masculino "el puente". Contrariamente a lo que se pudiera creer, no se trata de una incorrección gramatical; la justificación del empleo de este género en femenino la encontramos en la derivación sufrida en nuestra lengua, ya que desde los orígenes de la lengua castellana y hasta finales del siglo XVII la palabra puente se escribía y pronunciaba en femenino, evidencias de ello existen en nuestra literatura de la que afamados escritores y poetas de nuestra historia así la empleaban. A pesar de la evolución habida en la propia lengua castellana, al dejarse en desuso el femenino para referirse "a la puente" y utilizarse así el masculino, la Hermandad en su título no se vio alterada por esta evolución, conservando este genero para la denominación de su advocación. Esta es la única y existencial explicación a esta curiosa forma por la que es conocido el Titular de esta Corporación.